Es un vino dulce procedente de uva albariña 100% pasificada tras la vendimia. Dulce Nana es rico en boca, dulce, denso, y potente. Su persistencia y carácter goloso se potencia acompañado de postres, quesos azules o curados, foie o como aperitivo.